jueves, febrero 03, 2005

Semana de locura, he cambiado de casa ( mala idea, pero necesaria) aunque no sé lo que durará este cambio, soy asquerosamente autosuficiente y eso siempre repercute en la convivencia. Semana extraña porque se supone que gente en la que puedo tener confianza luego me resultan ahora incómodos, pues no sé muy bien cual es el motivo de esa confianza, y el interés, asunto muy humano, está bien, pero tiene unos límites. Quizá tenga un carácter seco en ocasiones, distante, frío, pero es que no me gusta terminar enfadado ( aunque cualquiera lo diría). Je adquirido un coche ( bueno, me lo han regalado jajajajaja) y hoy el trabajo fue agotador, de nuevo la motosierra, el frío, ese tirón de cuello que me mata y la imposibilidad de delegar en nadie. Ahora la renovación de contrato, el pensar quien se queda un tiempo más, el frío de estos días, la incómoda postura en la que escribo, la laxitud de los funcionarios públicos ( es lógico que sean amables, tiene todo a su favor). La vista desde esta ventana es estupenda, pero ya me he cansado, y solo es el cuarto día. Soy incorregible, pero quiero agotarme ahora, no deseo después de muerto estar removiendome tres días pensando en lo que tenía que haber hecho. Estimado marques de Sograndio, espero esta letra sea de tu agrado.Abrazos a mis amigos, besos a mis amigas, el resto ya veré, según me levante mañana...

No hay comentarios: