jueves, marzo 17, 2005

No sé porque me he tomado esto como algo personal, lo que cada uno hace con su vida es su problema, incluso cuando se la complica a los demás y si no me encuentro agusto me queda la opción de apartarme, momentaneamente o de manera definitiva. Es difícil ser objetivo, yo no estoy dotado para observación imparcial en lo que a mi vida se refiere, ni siquiera en un asunto como éste, que pudiera resultar trivial ( y lo es). De nuevo mi mania de tender al drama, de buscar magnificencia donde solo hay escalas humanas, de pretender emoción a cualquier precio, ese deseo de vivir lo mejor, lo más intenso. Esa megalomanía eroticosentimental, de pretender que cada beso es una estrella, o un milagro. Esa manía que me devuelve en los espejos cara de tonto, que me acosa en recuerdos a deshora. Esa manía, tan absurda, tan peligrosa.
Y lo peor es que quizá no me importe quién esta a mi lado, lo peor es que solo me importo yo. Tendré que hacermelo mirar, a ver si es operable - "Vengo a que me reduzca la megalomanía , doc"- " Bien, pase y a ver que podemos hacer con usted"
Seguiremos informando...

No hay comentarios: