lunes, marzo 07, 2005

Verano en Buenos Aires

Me siento y noto el calor espeso, la humedad que llega a mi desde tu Buenos Aires, oigo el arrullo de las palomas, no puedo ver cuantas son, pero las oigo, a veces es importante oir, aunque sea el aleteo de unas palomas. Aca sigue el frío, hoy está helando, y mi estómago me envolvió en una corriente helada desde la cabeza a los pies. El remedio la ducha de agua hirviendo y la lectura.Y la imaginación, porque ahora estoy en Buenos Aires, en tu casa , contando las palomas, sudando bajo el sol y con la humedad, leyendo la prensa, o una revista, o un prospecto de unas pastillas para la migraña. Es verano en Buenos Aires, acá invierno, y pese a esa enorme diferencia a veces nos sentimos iguales tu y yo, de manera que el mundo no debe de ser tan complejo, si podemos entender todos lo que significa estar al sol y escuchando las palomas.Acá, como ya te dije ,nieve y algunos besos, cosas ambas que no son eternas, afortunadamente...

No hay comentarios: