sábado, abril 23, 2005

de como y el porque

De como y el porqué me extrañó el sabor de ese vino, podría hablar durante horas, pero lo importante es que lo bebí y la impresión que me produjo. Aceptamos , aunque yo discrepo un poco que la literatura tiene un poder de sugestión superior al de otras artes, quizá las gráficas logran algo similar, pero grandes escritores basan su éxito en la capacidad de fabular, de acercarnos a sitauciones, sensaciones e ideas desconocidas e impraticables por nosotros mismos, de ahí que leer sea el viaje natural de la razón, quien no lee puede perfectamente razonar como el más cualificado de los sabios, ser práctico, organizado, módelico incluso, pero su mente se verá privada del placer de la fabulación, que si bien el sueño proporciona, no es sino una comparación entre el hambre y la gastronomía. Leemos para darle alimento al intelecto, al ánima y al cuerpo, lemos a veces por obligación ( bendito centenario del Quijote, mejor...), leemos por aceptación general de que es fuente de cultura, saber y educación. Leemos para vivir más y mejores cosas, pero yo procuro no olvidarme nunca de vivir, de tomar ese vino, de tener esa impresión.

No hay comentarios: