domingo, mayo 22, 2005

Sigue el tiempo revuelto, lluvia y sol se alternan a más velocidad de la debida, como dos enamorados ebrios que se aman y odian alternativamente en el tiempo que durá un café en una terraza soleada. He cumplido de nuevo años, veo que la madurez solo consiste en monotonía, y mi salud sigue causandome problemas, aunque bueno, no esperaba menos, quizá si recuperase tendría menos motivos para quejarme así que no tentaré a la suerte.

No hay comentarios: