martes, febrero 14, 2006

san valentín

Obligados a ser felices en Navidad,obligados a estar enamorados en febrero, obligados a pensar en la muerte en semana santa, obligados a, tener que( subir al árbol, coger la flor, etc). Acorralados por consejos, figuras medíaticas,palabreria y sujetos por un sentimiento de culpa sino participamos de la fiesta común del status común,sino somos como debieramos ser.Ayer me enteré que el escarnio y burla de figuras religiosas esta penado en nuestro código penal, eso si me quedó la duda de si se refiere a las de cualquier religión o solo a la católica apostólica romana, es decir si me puedo burlar de evangelistas, judios,tibetanos y demás herejes o no, lo digo no porque lo vaya a hacer sino solo por ese sentimiento de liberación que sentimos cuando algo no es punible. Claro que yo entendería normal o el escarnio general o la moderación global.
Del santo en cuestión recuerdo una pelicula española en la que el buen ¿hombre? se paseaba por un madrid de los 60 con un perfecto traje a rayas, elegante, buen conversador y atento , casi caballeresco con las damas y mozos que confeccionaban la historia. Con ese panorama quien no querría ser santo, eso era publicidad y no los anuncios de 4x4 en los que un mediocre con dinero se sube a un tanque cursi para destrozar un rio, coger un carambano o putear a un esquimal.
Antes los corazones no se regalaban, se compraban en la carnicería y se usaban como cebo para los cangrejos de río. Ahora que lo pienso , hoy en día muchos hacen igual, casquería y cebo, el eterno miedo a la soledad.

No hay comentarios: