sábado, abril 01, 2006

Hay en las sensaciones una virtud que no poseen las emociones,su imposible dominio,así cuando pretendemos no sentir dolor ,al pincharnos de improviso por ejemplo, o que nuestra piel no se erice cuando escuchamos una canción o nos besan, estamos siendo presa de los estímulos, y por tanto descubrimos nuestra parte más vulnerable. Hay quien huye de los besos, de las canciones pero se refugia en los pinchazos, hay quien basa su vida en la busqueda de sensaciones,otros buscan emociones y el común de los mortales no ser aplastado por todo este mundo. Yo soy más emocional, hasta que descubro una sensación que me domina, luego me taca el racionalismo más feroz, el "no puede ser posible", y así hago correr los días,huyendo de mi, agotando mi cabeza para que nunca ese beso sea más importante que lo yo piense de él, agotando mi cabeza para que no me venza la emoción, agotando mi cuerpo, así dejo correr el mundo,y a veces piesno que lo he logrado,pero a vecs la cosa más nimia me sobresalta, me coge de imprevisto y una sensación se apodera de mi, y vuelvo a ser tan frágil y vulnerable como siempre fuí. Y me gusta.

No hay comentarios: