miércoles, abril 05, 2006

Un ansiolítico, dos cafés

Un ansiolítico, dos cafés, unas botellas de sidra compartidas, mirar por la ventana, desmontar las patas de la mesa con la llave oxidada, enredado entre todo lo que cabe en un trastero,leer el corre, contestar, contestar, redactar, grabar el podcast( uno en silencio por no encender el micro, otros aun no subidos)mirar por la ventana, ver la lluvia, la bruma, la parte alta del monte cubierta por esa nube que casi nunca me habia parecido tan insistente y contumaz como en estas últimas semanas. Andar en camiseta, mirar por la ventana, otro ansiolítico, ya no más café, las copas de los árboles ya están pobladas, limpiar las estilográficas, apilar papeles, apilar cuadernos, apilar libros, escapar de las motas de polvo que flotan al abrir el libro, algunas ya han conocido cuatro casas, han salido ahora, como reas de larga duración, sin vistas al patio,si ser culpables de nada, como en la vida, las condenas se reparten por desigual.
Dormir, despertar, un ansiolítico, dos cafés.

No hay comentarios: