lunes, mayo 22, 2006

Arrecia la lluvia sobre el paseo asfaltado, tras ella casi inmediátamente un sol fulgurante que hace evaporarse las láminas de agua,formando una nube a ras de suelo que difumina la visión de quien lo contempla.Se agradece, porque hay cosas que si no fuesen difuminadas provocarían nauseas al verlas.

No hay comentarios: