martes, agosto 08, 2006

Asturias


No suelo hablar mucho de mi tierra, para mi el sentimiento nacionalista es algo no legislable, ni cuantificable ,pero surge en determinados momentos. La imagen es de Santa María del Naranco, palacete de los reyes asturianos usado como pabellón de caza y más tarde consagrado como iglesia. Sus lineas son puras y en su pequeñez está su belleza, prerrománico asturiano, que pese a su simbolismo estuvo cruelmente olvidado por numerosas corporaciones y gobiernos regionales, seducidos más por el brillo de los coches oficiales que por la memoria de quienes fuimos.

No hay comentarios: