lunes, marzo 19, 2007

Pedro Udaondo

Este fin de semana falleció en Picos de Europa Pedro Udaondo, uno de los alpinistas míticos, un hombre que buscaba la cima siempre, que era capaz de retornar para no poner en peligro su vida ni la de su cordada y que contribuyó a que el alpinismo español creciese. Pese a ser asiduo a los Picos de Europa nunca lo encontré por los caminos o en los refugios, pero se trataba de ese tipo de personas cuya presencia física era lo de menos, lo importante era que la actitud que tenía para con las montañas y las personas dejaban huella en los demás y se fue transmitiendo. Yo empecé en la montaña en una época en la que Reinhold Messner estaba en pleno apogeo, tras las grandes expediciones de los años 70 se empezaba a hablar de la escala libre, de las escalas en solitario, de la ecología, de una nueva filosofía que llegaba a España y que aquí en Asturias tenia grandes seguidores. Ocurre que el subir una montaña no es un mero ejercicio físico, es un acto de encuentro, una declaración de principios, una de esas pruebas que te descubren como eres en realidad y para muchos de nosotros la montaña fue una escuela de la vida, aprendimos actitudes, solidaridad, esfuerzo y muchos de los grandes alpinistas fueron maestros, guías. Y de ahí el respeto que sentimos por personas como Pedro Udaondo.

No hay comentarios: