jueves, junio 14, 2007

Rutinas

Pese a la manifiesta hostilidad que la rutina nos causa, somos en gran parte producto de ella. El horario , esa cosa tan absurda en ocasiones, no es una imposición de seres supremos, ni de individuos más inteligentes o más aptos, le horario es solo una adecuación biológica a la realidad, al entorno, al corpus social en el que nos movemos. Los ritmos circadianos no son los mismos para todos, pero todos tenemos esos ritmos, que rigen en mayor o menor medida nuestras actividades. Luego , el orden, le desarrollo económico y los progresos tecnológicos son los nuevos responsables de nuestras rutinas, de nuestros picos y valles de actividad, el prime time, la pole position, han sustituido a los antiguos momentos estelares , el "angelus" y la hora del parte, bañados en una aura de modernidad que en un principio nos parecía capaz de romper con la pátina de arcaicidad de los marcadores anteriores. Hoy por hoy todos llevamos una vida rutinaria, y básicamente los grandes esfuerzos ( lograr empleo fijo, pareja fija e hipoteca no variable) se encauzan para establecer nuevas rutinas que nos parecen mejores, por su brillo, su presunta superioridad moral y económica, pero no dejan de ser idénticas a las que olvidamos.
Nunca me creí eso de "El angel se anunció a María" , tenía su encanto de fábula, pero tanta verosimilitud como la publicidad moderna, los prestamos "express2, las noticias de los bloggers, y mis propósitos de enmienda. Lo único que ocurre con las rutinas es que caducan y surgen idealistas, tecnócratas y similares que se afanan en crear otras nuevas, más seductoras, más acordes a los tiempos y ...más caras.
Si me preguntan por esas personas que llamamos "culo de mal asiento" , lo mismo, su rutina es no ser rutinario, o matarse a excentricidades para parecerlo. Agotador.

No hay comentarios: