martes, septiembre 25, 2007

Adolfo Suarez


Reconozco que desde una ciuda de provincias como Oviedo, y de derechas de toda la vida, enfrentada a las industriales villas, zonas mineras , cunas de los sindicatos, viveros de dirigentes comunistas, es difícil tner una ideología que no esté marcada por las pasiones, las herencias, y las influencias de la política en la economía local. Podríamos decir que Asturias reproduce la pugna que se vive en el estado español, un centralismo capital de derechas que intenta liderar un espacio en el que conviven los dos partidos mayoritarios, con ideas opuestas en muchos planteamientos, pero comunes en cuanto a la necesidad del progreso.
De modo que nos encontramos a las viejas guardias de uno y otro bando, las de la derecha algunas renovadas por comerciantes locales que ven en la política un futuro prometedor, siempre hay alguien que tiene que surtir a la administración y eso es buen negocio, desde las izquierdas las cuotas de poder, el control sobre actividades más culturales y sociales, y en algún caso la impericia apra llevar a cabo planes lógicos, creativos y prácticos.
La democracia ha derivado no en el gobiernod el pueblo, sino en el gobierno de determinados ciudadnos que creen saber tod, tener bula para todo y permitirse en ocasiones todo, amparados por la patológica necesidad del ciudadno medio español de tenr caudillos, líderes, pastores.
Hoy cumple 75 años Adolfo Suarez, el agente más popular de nuestra llamada transición , que pasó de ser modelo a ser superada en actitud y resultados por otros estados que dejaron atrás las dictaduras militares, si bien en su momento fue lo único que se podía haber hecho sin poner en riesgo el futuro de una nación más dada a los placeres que a las obligaciones.
Por cuestiones cronológicas apenas recuerdo con profunidad esa época, mi paso a al enseñanza media(BUP) coincidió con la victoria socialista bueno, de Felipe Gonzalez, unode los próximos dueños de EL País( el díario, no el estado, tranquilos)
de modo que pocas cosas puedo decir a excepción de que sin duda alguna sudó sangre para hacer que cainitas de uno y otor lado no tuviesen esperanza alguna, y a la sombra de esa lucha crecieron los especuladores y los saltimbanquis que presumen ahora de libertarios, demócratas de toda la vida y luchadores por la libertad.

No hay comentarios: