domingo, junio 17, 2012

El miedo a ser

Por un comentario trivial sobre una persona del entorno,fallecida, se despertó mi inevitable necesidas de anàlisis y posterior remezcla fantastica sobre nuestras actitudes mientras los demàs llevan el peso o contribuyen a agruparnos bajo una ètica común. Hay momentos en los que descubres que eres o puedes ser un referente moral y a cierta edad ya no son momentos, es tu línea de vida y de actuación la que guía,sirve de referencia y de la que se espera algo. Hay un momento en el cual debes de renunciar a ser la eterna promesa,el diamante en bruto,el eterno adolescente, la guapa del baile o la alegría de la huerta. Toca cerrar capìtulos, dejar a cada cual a su paso, aceptar las obligaciones y "desfazer entuertos" si procediese. Cada ausencia,salvo la propia,es un hueco que hay que cubrir y nuestra complacencia se niega, el trabajo es àrduo y la recompensa escasa,de modo que muchas veces somos como somos por el miedo a ser. Y otras,sobre todo los que tenemos alma de caleidoscopio no tenemis miedo,pero no ofrecemos certeza alguna salvo la realidad màs inmediata. Sea como fuere nadie escapa a su realidad màs íntima,ni siquiera la locura,el diazepam o el alcohol te permiten màs que ,al igual que la niebla baja,tener la creencia de que la orilla està lejos,cuando lo cierto es que la puedes tocar con la punta de tus dedos.

No hay comentarios: