viernes, diciembre 14, 2012

Ímpetu

A veces perdemos el ímpetu. Varios pueden ser los motivos , no es fácil saber siempre de donde nos viene, ni la furia, ni el desánimo. NO es fácil en muchas ocasiones dejarse la piel sin saber el porqué, claro que muchas veces es más complicado sabiéndolo. No sabemos casi nada respecto a como somos, al fin y al cabo la vida que llevámos está más destinada a mostrar nuestro yo mediante resultados materiales que en la mayoría de ocasiones no dependen de nosotros, no vivimos para realizarnos sino para realzar un modo de vida que suponemos es el adecuado. He perdido ímpetu, pero no sé por cuanto tiempo, ni sé si es bueno o malo aún, solo sé que lo he perdido. Como si me hubiesen amputado una parte de mí, como si me hubiese despertado siendo menos yo y más alguien a quien redescubrir, aunque quizá solo sea temporal, como una intoxicación, como una borrachera o un subidón, o una anestesia general, sea como fuere, he perdido ese ímpetu por una temporada, ahora en el tiempo en que muchas de las tormentas de invierno se han vuelto violentas y torrenciales he vuelto a la calma del orbayu , sin dejar de ser, pero cambiado.

No hay comentarios: