domingo, mayo 26, 2013

Mis demonios , tus demonios

dibujo de demonios alrededor de pareja que discute.
Humortrain Tumbrl
Cielo  mis demonios son, como los tuyos, pequeños monstruos creados en noches de incertidumbre, alcohol, drogas, sensatez , razonamiento y  cualquier otro  proceso que nos haya acompañado durante nuestra existencia. Algunos son demonios de infancia, terrores nocturnos, digestiones lentas de papillas, atracones de galletas y enfados de adultos mientras te resguardas tras una puerta. Otros por asomarse a ver aquellas películas de dos rombos, normalmente tenebrosas, con crímenes en "diferido simulado" vamos que aquel actor no moría, pero en esa edad todo es posible, lo que no sabes lo imaginas, lo supones, lo inventas, debe de ser la edad ideal para decidir que uno quiere ser portavoz de cualquier gobierno, mentir , resultar impune y que te paguen por ello, eso es un sueño húmedo y no tu lencería cariño. Los demonios también son excusas, es más fácil quejarse que afrontar que son necesarios ciertos cambios, yo lo hago, odio cambiar y por eso me reinvento cada poco, para al final descubrir siempre mi esencia original en todo lo que hago, luego está claro que no sé ni siquiera  cambiar...pero ojo, no sonrías, nadie sabe cambiar, somos tan limitados que ciertos roles, ciertas máscaras y ciertos miedos los adoptamos sin más ( bueno  ya sabes origen, medio sociocultural, sexo, raza, el determinismo), nos los traspasan, madres, padres padrinos, vecinos, la sociedad en general nos traspasa sus demonios, de hecho al gente viaja no para liberarse de los suyos sino para aprender unos nuevos y ver si estos le gustan más, así pues hay gente que vuelve encantada de un viaje y otros horrorizados, pero no quiero hacer aún una guía de viajeros endemoniados.
 Sea como fuere no creo en al compatibilidad, creo en la lucha, en el desgaste, en el agotamiento que produce el compartir, las fracturas, las miserias y el dolor, solo creo en eso, pero también creo que muchos de nuestros demonios solo están cuando nos interesa que estén, de manera que a veces nada mejor que un sueño reparador para enviarlos al limbo, a la tiroides o donde mejor se encuentren.
No, mis demonios no son compatibles, ni quiero que lo sean, quiero eso sí que crezcan, que aprenda a sr independientes y que de vez en cuando le den la lata a otros, me dejen en paz y solo me llamen el día del padre.

No hay comentarios: